Fé de erratas

29 May

Como artista marcial, una de las lecciones más difíciles de aprender es a conservar el temple en situaciones difíciles. Se nos dice una y otra vez que estando en batalla debemos estar serenos y tranquilos mientras que debemos permitir que el oponente se ofusque con sus propios sentimientos y gasto de energías.

Se dice tan sencillo, pero llevarlo a la práctica siempre es algo bastante difícil de hacer. Por supuesto no me refiero exclusivamente a las batallas que se pelean en una guerra o con un enemigo que amenaza nuestra vida. Hablo de todas aquellas situaciones difíciles que se nos van a presentar en la vida cotidiana. Mantener el temple y los valores que nos rigen inmutables resulta algo verdaderamente difícil de hacer, más no imposible.

Cuando uno está frente a un enemigo que nos ha hecho daño, solemos excusar nuestros valores como el respeto o el amor (vaya, siempre decimos; eliminen la técnica del adversario, no al agresor) Pero cuando estamos frente a frente se nos suele olvidar ese respeto a la vida o ese amor por nuestros semejantes torciendo los valores a nuestra voluntad personal y excusandonos en patéticas y ridículas frases como “era el o yo”, o “si lo ves desde este punto de vista, yo si estoy bien”. En fin, no hay mucho que decir, el bien es el bien y el mal es el mal, no importa que retorcidas y estúpidas excusas le pongas, un acto malo es siempre un acto malo.

Parte de conservar la serenidad en cualquier caso es precisamente mantener los valores que nos rigen, puesto que con la cabeza caliente, olvidamos el espíritu y entra la carne que en resumidas cuentas, es egoísta y busca lagratificación inmediata. Cuántos de ustedes han sido testigos de peleas entre amigos que acaba en golpes por un juego de mesa?, Cuántos han visto niños gritarle a sus padres que los odian? Cuántos han visto gente que con tal de mantener a una mujer se rebajan actuando estúpidamente y perdiendo el respeto a si mismos?. La lista podría seguir y seguir, cuando experimentamos cualquier sentimiento en proporciones fuertes, tendemos a apagar la cabeza y actuar por instinto y es aqui donde nos volvemos peligrosos, no solo para los que nos rodean sino para nosotros mismos.

Es por eso que esta vez vengo a publicar una fé de erratas, para los que desconozcan el término es dar testimonio de un error cometido, se utiliza en las publicaciones como periódicos y revistas donde se corrige un error cometido en una entrega anterior. Quiero hacer público mi error de dar a la luz 2 posts que debieron esperar en mi interior hasta que la nube de confusión se disipara de mi interior.

El primero es “Crónicas de un día en el limbo” creo que fué un error escribir este post con las hormonas disparadas, cuando uno tiene una atracción hacia una persona, tendemos a confundir emociones y sentimientos, subiendo al objeto de nuestro deseo en cuestión a personas perfectas que “debemos tener a un lado, puesto que de otro modo nuestra existencia sería miserable” , esto es un gran error, una persona que valga la pena tener a nuestro lado jamás tendrá que ser un campo de batalla, por el contrario, todo se dará naturalmente puesto que los valores de esas 2 personas resonarán tan fuerte que parecerá que fueron hecho el uno para el otro. Cuando uno de los 2 está sufriendo, y la otra persona se está regocijando, no es amor, es deseo de uno y crueldad del otro y yo me arrepiento de haber exaltado valores inexistentes y haberme rebajado a grado de “martir”, hoy por hoy creo que fué un error haber escrito eso con la cabeza confundida, sin embargo no lo eliminaré de la lista de posts, porque considero más importante aún el hecho de recapacitar sobre los errores cometidos que fingir que nunca pasaron.

El segundo post del que me arrepiento es “el dragón de dos cabezas”, ambos si se fijan están redactados muy diferentemente de como suelo hacerlo, esto se debe a que nunca quise plasmar concretamente ni los nombres ni los acontecimientos que me sucedieron, solo quería hablar de la carga emocional tan fuerte que me agobiaba en ese entonces. Este post me preocupa de sobremanera, porque no solo habla de valores que jamás existieron, también deja ver lo ingénuo que puedo llegar a ser en ocasiones. Se puede decir que lo único cierto en ese escrito es “el dragón de dos cabezas” en si (en esta ocasion me referí a un problema que involucraba a 2 personas), todo lo demás es una farsa ocasionada por mis emociones dominantes, quise creer en cosas que no existen, quise fingir que todo se arreglaría por si mismo y quise creer con todo mi corazón que las personas tienen mi mismo nivel de entrega y compromiso que yo. La verdad es que no, el único que puede ser como yo, con mis fallas y virtudes soy yo mismo y no puedo andar por ahi pensando que las personas van a respodner como yo lo hubiera hecho. Definitivamente hay personas mucho mejor que yo y espero aprender de ellas todo lo que pueda y también es cierto que hay miles de personas que no valen ni 3 centavos y espero no toparme con ellas más de lo necesario.En fin, lo más importante de este aprendizaje es decirles que no se dejen llevar por sus emociones, todos vamos a caer eventualmetne puesto que la perfección no está al alcance de nuestras manos, sin embargo ya que identificamos las fallas es nuestro deber corregirlas, claro que lo más cómodo es torcer la verdad y moldear los hechos para que paresca que nosotros somos valientes héroes que sacrifican todo para obtener lo que queremos, cuando en realidad no lo es así.

Bueno he aqui, una prueba más de que aunque lo apartente no soy perfecto (es broma ok?), espero en el futuro poderles ofrecer posts de más calidad o al menos más divertidos :D. Recuerden vivir con la cabeza fria, piensen sus acciones, no hagan daño y busquen actuar del modo que les gustaría que los demás hicieran para ustedes.

Anuncios

2 comentarios to “Fé de erratas”

  1. J. A. Venegas mayo 29, 2010 a 8:16 pm #

    La primera vez es equivocación, la segunda error y la tercera estupidez.
    Pero incluso una equivocación, error o un acto estúpido se pueden corregir, al menos para nosotros mismos e interiormente, si lo aceptamos y hacemos lo posible por evitar que otros lo cometan y porsupuesto, nosotros.
    La verdad, yo sé que tu eres una gran persona, y errores tuyos, grandes y notables, son contados. Por uno solo no hay problema, no podemos ser perfectos todo el tiempo. Y lo mejor es que lo aceptaste y pediste disculpas. A cualquier le debe de haber pasado algo así, incluso la persona que se vea más controlada y fría.
    Saludos y suerte

    • Miguel Barragán mayo 30, 2010 a 1:10 pm #

      Pues si, nadie es perfecto, sin embargo debemos tratar de serlo (aunque ni de chiste no salga) de esta manera cometeremos menos equivocaciones, pero como dices tu, es parte de la vida y del aprendizaje así que a ver hacía adelante 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: